APICI – Asociación de Profesionales de Ingeniería de Protección Contra Incendios » Blog Archive » La Policía asegura que el incendio de Retumés no fue intencionado
La Policía asegura que el incendio de Retumés no fue intencionado

La Policía asegura que el incendio de Retumés no fue intencionado

Los agentes de la científica y de la judicial elaboran un informe para clarificar el siniestro en el que murió un hombre

S. FERNÁNDEZ
La Policía Nacional descarta que el incendio de una vivienda en Retumés el pasado lunes, en el que murió un hombre, haya sido intencionado. Los agentes de la científica y de la judicial trabajan con la hipótesis de que el siniestro fue consecuencia de un accidente fortuito, aunque todavía no están en condiciones de determinar con claridad qué clase de accidente se produjo. Lo que sí descartan los agentes es que el fuego fuera consecuencia de la intervención de una persona ajena al domicilio de la víctima.

Agentes de la Policía científica y de la judicial recogieron, en la tarde del pasado lunes, tras la actuación de los Bomberos, muestras que someterán a estudio y con cuyo resultado redactarán un informe que remitirán al juez.

Por otra parte, el funeral por José Hidalgo Vázquez, víctima mortal del incendio, se celebrará esta tarde, a las cuatro, en la iglesia de San Pedro Navarro. Posteriormente, sus restos mortales serán incinerados.

El siniestro sucedió pasadas las ocho de la tarde del lunes. Entonces los vecinos se percataron de las llamas en el interior de la vivienda (el número 17 de Retumés) y alertaron a los servicios de emergencias. Agentes de la Policía Local, de la Policía Nacional y de Bomberos intervinieron en el incendio. Tras extinguir el fuego, los bomberos localizaron el cuerpo del hombre tendido a la entrada de su dormitorio, donde comenzó el incendio.

El fuego obligó a un buen número de vecinos y familiares a abandonar sus domicilios. Hidalgo Vázquez había residido en Valliniello prácticamente toda su vida, desde que llegó con sus padres cuando era tan sólo un niño. En el jardín de su casa -vivía solo, aunque había estado casado- el hollín del incendio tiñó los objetos cotidianos de la víctima.

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado.